El bucólico pueblecito de Shirakawago, Patrimonio de la Humanidad, se conoce por sus casas tradicionales, llamadas Gassho-mura.

Para ir a Shirakawago, pueblecito que es Patrimonio de la Humanidad, lo más conveniente es ir primero a Takayama, que cuenta con un bonito barrio de casas antiguas de madera y excelentes hoteles. La parada de autobús para llegar a Shirakawago está junto a la estación de tren; conviene reservar los billetes antes en la oficina de turismo que también bordea la estación de tren.

 

Los gasshos de Shirakawago © Cristina María Bauzá de Mirabó
© Cristina María Bauzá de Mirabó

 

Shirakawago se encuentra a una hora en autobús de Takayama, se conoce por sus casas tradicionales, llamadas Gassho-mura. Se trata de una villa situada a orillas del río Shokawa, frente al pueblo de Ogimachi, en el centro de la región de Hatogaya.

 

Los gasshos de Shirakawago © Cristina María Bauzá de Mirabó
© Cristina María Bauzá de Mirabó

 

Allí se encuentran ocho casas características de la prefectura que. con la construcción de la presa de Mihoro, fueron trasladadas de los pueblos de Kazura, Okubo, Magari y Shima. Las casas son Monumento Nacional y se pueden visitar. Están diseñadas siguiendo el estilo Gassho-zukuri, de 18 metros de longitud y 10 de ancho.

 

Los gasshos de Shirakawago © Cristina María Bauzá de Mirabó
© Cristina María Bauzá de Mirabó

 

Cada casa se encuentra dividida en cuatro pisos, y generalmente la planta baja albergaba las habitaciones, mientras los pisos de la parte superior eran dedicados a la cría de gusanos de seda. Debido a sus grandes dimensiones, a veces una misma casa era utilizada por gran número de miembros de una misma familia.

 

Los gasshos de Shirakawago © Cristina María Bauzá de Mirabó
© Cristina María Bauzá de Mirabó

 

El techo, cubierto de paja, tenía forma inclinada para que resbalara la nieve que cubría las casas en invierno. Reciben el nombre de gassho, al ser esta la posición de las manos en el acto del rezo a dios o a Buda, de ahí la forma de sus tejados tan inclinados, representando así las dos manos juntas en forma de rezo. La paja de las casas se cambia completamente cada varios años.

 

Los gasshos de Shirakawago © Cristina María Bauzá de Mirabó
© Cristina María Bauzá de Mirabó

 

De vuelta ya a Takayama hay un restaurante estupendo, y económico para comer, se llama Sushi-Dining Nob y está en pleno centro, en el 58-2 Hinmachi. Lo lleva mi amigo Kiyoka Ito, que estuvo unos años trabajando en el restaurante Shogún de Palma de Mallorca. A la hora de desayunar o tomar un buen café con pasteles o tostadas, Café If, 6-51 Hanasato-Cho, es un sitio sumamente agradable.

 

Los gasshos de Shirakawago © Cristina María Bauzá de Mirabó
© Cristina María Bauzá de Mirabó