Jordania es un auténtico oasis de paz en Oriente Medio al que le sobran las razones para que te enamores de él. ¿Por qué no tomas nota de estas diez razones y vives ya tu gran viaje a Jordania?

Petra, el tesoro de Jordania

Solo por contemplar durante un segundo el Tesoro de Petra merece la pena que viajes a Jordania. Caminar por el Siq, un estrecho cañón de un kilómetro de longitud -o recorrerlo a caballo o en carruaje- cerrado por altos farallones de piedra, y desembocar ante la fachada de El Tesoro, una tumba excavada en la pared con más de cuarenta metros de alto, es una de las mayores y más intensas experiencias viajeras que se pueden vivir. Petra fue fundada hacia el siglo VI a.C. por los nabateos, un pueblo nómada que se estableció en la zona y que hizo de la ciudad monumental un nudo comercial de primer orden, en el que confluían las rutas que conectaban Asia con el Mediterráneo. De ahí su riqueza: además de las quinientas tumbas que han sobrevivido a los terremotos que la han asolado durante siglos, en Petra se puede admirar un gran teatro de estilo romano con capacidad para tres mil personas. Hay obeliscos, templos, altares para sacrificios, calles con columnas y, a gran altura, dominando el valle, se encuentra el impresionante monasterio de Ad-Deir, al que se accede tras una subida de 800 peldaños excavados en la roca.

 

Diez razones para viajar a Jordania | Tu Gran Viaje
© Shutterstock

 

Jerash, esencia romana

A solo cincuenta kilómetros de Amán, está la ciudad romana de Jerash, una de las más espectaculares que nos ha legado el Imperio Romano. Habitada desde hace más de 6.500 años, el general Pompeyo la conquistó en el año 63 a.C., convirtiéndola en una las diez ciudades más importantes del Imperio. Su excelente estado de conservación permite apreciar de un modo único una colección irrepetible de arquitectura romana: el arco Adriano -construido en el año 129 dC para conmemorar la visita del emperador Adriano a Jerash-, la Catedral, el Teatro Norte, el Teatro Sur, el Hipódromo, la plaza Oval, y una larga avenida con columnas.

 

Diez razones para viajar a Jordania | Tu Gran Viaje
© Shutterstock

 

Wadi-Rum, el valle de la Luna

La Jordania más típica y tradicional se esconde en el mágico Wadi-Rum, un espectacular valle desértico en el sur de Jordania, que alberga infinidad de atractivos: cañones por los que discurren caudalosos manantiales, yacimientos arqueológicos con petroglifos, campamentos beduinos que mantienen sus modos de vida ancestrales, que comparten con los viajeros; y escenarios naturales que parecen sacados de una película de ciencia-ficción (y es que aquí se han rodado escenas de filmes míticos como Lawrence de Arabia o Marte). Una manera excelente de descubrir Wadi-Rum es sobrevolarlo en globo: a más de dos mil metros de altura, sus paisajes lunares se quedarán para siempre impresos en la memoria.

 

Diez razones para viajar a Jordania | Tu Gran Viaje
© Shutterstock

 

Wellness en el Mar Muerto

Con diez veces mayor índice de salinidad que cualquier otra masa de agua del mundo -lo que permite que se flote en ella-, ningún viaje a Jordania está completo sin visitar el Mar Muerto. Es el lugar más bajo de la tierra -416,5 metros bajo el nivel del mar- y, curiosamente, también el más seguro del mundo para tomar el sol: el vapor que emerge de la superficie del mar, que está en continua evaporación, hace de filtro natural protegiendo de los rayos UB-B. Con semejantes características, y dado lo espectacular del emplazamiento, no es de extrañar que en su orilla se pueda disfrutar de exclusivos tratamientos de salud y belleza, ofrecidos por algunos de los mejores hoteles de Oriente Medio, como el Kempinski Hotel Ishtar, donde está el The Isthar Spa by Resense, el spa más grande de Oriente Medio. Y muy cerca del Mar Muerto se encuentra Hammamat Ma’in, un conjunto de aguas termales situadas a 264 metros bajo el nivel del mar en uno de los oasis más impresionantes del mundo, y formadas por más de cien fuentes termales.

 

Diez razones para viajar a Jordania | Tu Gran Viaje
© Shutterstock

 

Amán, pasado, presente y futuro

Asentada sobre treinta colinas, la antigua Filadelfia de los griegos es hoy una bulliciosa capital, repleta de historia y futuro. La impronta romana está presente por doquier: en la avenida Al Hashimi, la artería principal de Amán, está la construcción más imponente de la época romana que ha perdurado hasta hoy, el Teatro Romano, construido entre los años 138 y 161 antes de Cristo sobre el antiguo Foro. A sus espaldas se encuentra la colina más importante de las siete sobre las que se fundó la ciudad, y en su cima se encuentra la Ciudadela, Lugar Patrimonio de la Humanidad. Allí, las imponentes ruinas del templo de Hércules, del Palacio Omeya, de una Iglesia Bizantina y el Museo Arquelógico de Jordania forman un conjunto arquitectónico de primera magnitud. Y el futuro de Amán se pespuntea en modernas torres de acero y cristal de Abdali, un distrito de nueva construcción con hoteles de lujo, centros comerciales y una gran oferta de ocio.

 

Diez razones para viajar a Jordania | Tu Gran Viaje
© Shutterstock

 

Aqaba, capital del Mar Rojo

A orillas del Mar Rojo espera Aqaba, con su colección de hoteles de lujo, uno de los destinos más populares de todo el mundo para la práctica de deportes acuáticos. El litoral jordano, de casi treinta kilómetros de longitud, está bañado por las aguas templadas del golfo de Aqaba, con cerca de treinta puntos de inmersión, son ideales para disfrutar del buceo. Hay más de 110 especies de coral blando y 120 de coral duro, y entre las especies marinas que acompañan a los buceadores abundan diferentes peces, moluscos y esponjas y, dependiendo de la época del año, tortugas, delfines e, incluso, tiburones ballena. Para la práctica del esnórquel, Aqaba cuenta con uno de los lugares más hermosos del golfo de Aqaba que disfruta de una flora y fauna (a muy poca profundidad) realmente excepcional: el famoso “jardín japonés”. Además, de poder realizar windsurf o kitesurf, o la pesca deportiva, una manera muy divertida y accesible para todos los tipos de viajeros de disfrutar del mar Rojo es surcar las aguas del golfo a bordo de un barco con fondo acristalado para poder ver la fauna y la flora marina de las aguas del golfo de Aqaba.

 

Submarinismo en Aqaba. Novedades de Jordania en Fitur 2017. Tu Gran Viaje
Visit Jordan

 

La Biblia en directo

En Jordania están más de cien lugares de los que habla la Biblia, y que son imprescindibles para trazar un atlas del cristianismo. Entre ellos, destacan el Monte Nebo, donde dice la tradición que reposan los restos de Moisés, y desde donde se tienen espectaculares vistas panorámicas del valle del Jordán, el Mar Muerto, Jericó y Jerusalén, la misma y emocionante vista que tuvo Moisés y que no era sino -cuenta la Bibila- “la Tierra Prometida”. En la colina de Elías, en la ribera jordana del río Jordan, es donde se cree fue bautizado Jesús: se trata de Betania de Transjordania, el enclave bíblico más importante de Jordania y el el lugar donde se estableció Juan Bautista. También fue el lugar dónde Jesús oró por primera vez ante Dios y reunió a sus primeros discípulos.  En Madaba, conocida como “la ciudad de los mosaicos”, está la iglesia ortodoxa de San Jorge, en la que se encuentra el conocido mapa mosaico de Jerusalén y Tierra Santa, del siglo VI. Otro escenario cargado de simbolismo, cerca de la ciudad de Safi, son una iglesia y un monasterio dedicados a Lot, construidos en los alrededores de la cueva en la que, según el Libro del Génesis, Lot y sus hijas se refugiaron después de que Dios destruyera la ciudad de Sodoma. En el puerto de Áqaba se han descubierto restos de lo que se cree es la iglesia más antigua del mundo encontrada hasta la fecha; y se cree que Petra fue la última parada de los Reyes Magos en su ruta a Belén.

 

Diez razones para viajar a Jordania | Tu Gran Viaje
© Shutterstock

 

Reserva Natural de Dana, paraíso de la Naturaleza

La Reserva Natural de Dana es, probablemente, la zona de mayor riqueza ecológica de Jordania. Tupidos bosques de montaña, llanuras desérticas, valles por debajo del nivel del mar… la reserva natural de Dana se extiende por más de 300 kilómetros cuadrados, y es la única de todo Jordania que comprende las cuatro zonas biogeográficas del país (mediterránea, la saharo-arábiga, la irano-turaniana y la sudanesa) y es un punto de encuentro de especies de Europa, África y Asia (un total de 800 especies de plantas y 449 especies de animales incluyendo el gato de las arenas, el lobo de Siria, el cernícalo primilla y la iguana de cola espinosa. Y no solo eso: en la Reserva Natural de Dana hay yacimientos arqueológicos como el de Feynan, los acantilados de arenisca de Wadi Dana, y hoteles boutique 100% sostenible, como el excelente Feynan Ecolodge.

 

Razones para viajar a Jordania | Tu Gran Viaje
© Tu Gran Viaje

 

La sabrosa gastronomía de Jordania

La cocina jordana es un auténtico festival para el paladar en los que las verduras y hortalizas, las legumbres y el cordero protagonizan especialidades de lo más sabrosas. Una comida tradicional jordana comienza con los mezze, aperitivos para ir abriendo boca, y que normalmente son una combinación de platos que se pueden untar en pan, como hummus o mutabbal, una crema de berenjenas. Una de las especialidades tradicionales de Jordania más conocidas es el mansaf, una especialidad beduina a base de cordero sazonado con hierbas aromáticas, cocinado con yogurt seco y servido con arroz, almendras y piñones. En Jordania, no faltan a la hora del postre ni exquisitos tés ni, sobre todo, las baklavas, una exquisitas masas de hojaldre rellenas de frutos secos y bañadas en miel. Un lugar muy recomendable para comer en Jordania es el excelente restaurante Sufra, en Amán, muy frecuentado por las celebrities que viajan a Jordania.

 

Diez razones para viajar a Jordania | Tu Gran Viaje
© Shutterstock

 

Los desconocidos castillos del desierto

Los castillos del desierto de Jordania son uno de los secretos viajeros menos conocidos que atesora el país hachemita. Con siglos de antigüedad, son grandes complejos arquitectónicos que tuvieron diferentes usos: como parada y posta de las caravanas, fortalezas militares, pabellones de descanso… Entre los más importantes y mejor conservados están el de Qusair Amra, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ricamente decorado con frescos y mosaicos, y el fuerte de basalto negro de Azraq, utilizado interrumpidamente desde finales de la época romana, y que fue el centro de operaciones de Lawrence de Arabia durante la Revolución Árabe. Los castillos de Qasr Mushatta, Qasr al-Kharrana, Qasr at-Tuba y Qasr al-Hallabat han sido restaurados y se encuentran en excelentes condiciones.

 

Razones para viajar a Jordania | Tu Gran Viaje