Víctor Hugo tenía 35 años cuando pisó por primera vez la Grand Place de Bruselas. “Un milagro”, escribió en su diario el autor de Los miserables, y el ayuntamiento, con su campanario, se le antojó “una fantasía luminosa soñada por un poeta y dada a la vida por un arquitecto”. En aquellos momentos, el genial escritor no sabía que, en unas décadas, el golpe de estado de Napoleón III de 1851 le empujaría al exilio.

 

Oferta de viaje escapada a Flandes puente de diciembre | Tu Gran Viaje
© Unai García | Tu Gran Viaje

 

¿Y qué lugar mejor que la Grand Place para fijar su residencia? Víctor Hugo se mudó al número 16, un imponente edificio conocido como “el molino”, y que formaba parte del Palacio de los Duques de Brabante. Poco más tarde se mudó a un edificio contiguo, “la paloma”, donde escribiría una de sus obras satíricas más famosas, El pequeño Napoleón. “Solo porque hayamos tenido a Napoleón el Grande, ¿debemos tener a Napoléon el pequeño?”, solía decir.

 

La Grand Place de Bruselas | Tu Gran Viaje
© Unai García | Tu Gran Viaje
La Grand Place de Bruselas | Tu Gran Viaje
© Unai García | Tu Gran Viaje
La Grand Place de Bruselas | Tu Gran Viaje
© Unai García | Tu Gran Viaje
La Grand Place de Bruselas | Tu Gran Viaje
© Unai García | Tu Gran Viaje

Tu Gran Viaje a Bruselas

Las diez mejores ciudades de Europa a las que escaparte ahora mismo

La Grand Place de Bruselas, la plaza más bella del mundo

En nuestro podcast: Ruta por Flandes con los Maestros Flamencos