Desde Bergen, la segunda ciudad más importante de Noruega, conocida como la puerta de entrada a los fiordos, parten muchos de los cruceros con los que explorar toda la belleza salvaje que este país tiene que enseñar. Pero en estas fechas, nos vamos a quedar en la ciudad para disfrutar de un auténtico espectáculo viajero: la Navidad de Bergen, que huele a genjibre.

 

 

Bergen, la puerta a los fiordos noruegos, no es solo una de las ciudades más bellas del continente -y Lugar Patrimonio de la Humanidad, además- sino que, en estos días, se convierte también en una de las más sabrosas. Y es que, hasta el 31 de diciembre, esta ciudad de cuento de hadas atrae a miles de viajeros de todo el mundo deseosos de visitar Pepperkakebyen, una inmensa recreación en miniatura de la propia ciudad ¬-casas, vehículos, barcos…- realizada con galletas de gengibre por colegios y guarderías de la ciudad.

 

Pepperkakebyen en Bergen, donde la Navidad huele (¡y sabe!) a genjibre
Visit Bergen / Robin Strand – visitBergen.com

Es esta una de las tradiciones navideñas más populares de Noruega, un país de naturaleza desatada en el que, en estos días, absolutamente todo -desde el espectáculo de las auroras boreales a los impresionantes fiordos coronados por la nieve, pasando por el ambiente navideño de Oslo o la propia Bergen- sabe a Navidad.

 

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Bergen Sentrum (@bergensentrum) el

 

Tu Gran Viaje a Noruega