Lo dicen gurús mundiales del estilo de vida como Tyler Brülê, rankings de las consultoras más prestigiosas como el de Mercer o Monocle: Basilea es una de las mejores ciudades del mundo en las que vivir, y desde luego, para visitar. Así es Tu Gran Viaje a Basilea.

 

Verano en Basilea | Tu Gran Viaje
Foto Abi Hinchley – Unsplash

 

Aprovechando el curso del río Rin, Suiza clava una cuña de su territorio entre Francia y Alemania: una pequeña esquina del mapa de la Confederación Helvética en la que se levanta Basilea, la tercera ciudad más poblada del país, y todo un canto al buen vivir que, en verano, es aún más irresistible, hipnotizante y envidiable.

 

Verano en Basilea Viajar a Basilea Viaje a Basilea Tu Gran Viaje

 

Las agujas góticas de las torres de la catedral se reflejan en el río, en el que se bañan miles de personas, compitiendo en rotundidad y belleza con la torre Roche, parida por esos genios que son Herzog & de Meuron, nacidos en la ciudad y que son solo los más prolíficos del all star de la arquitectura mundial que, al calor de la pujanza económica que vive desde hace décadas la ciudad -espoleada en gran medida por las industrias farmacéuticas y financiera-, la ha convertido en un auténtico museo al aire libre de la mejor arquitectura contemporánea.

 

Verano en Basilea | Tu Gran Viaje
© Tu Gran Viaje

 

Pero, tal vez, lo que más sorprenda de un primer paseo despreocupado por esta Basilea luminosa no es -tan solo- su irrebatible aire de prosperidad, de eficiencia, de una cierta despreocupación vital que se nota en los andares de los basilienses, en los escaparates repletos de tentaciones (puro joie de vivre al modo suizo: de lo más paladeable); no, tal vez lo que más llame la atención es cómo el Diseño (con mayúsculas, entendido como una extensión del Buen Vivir, e imprescindible para ello) pinta y define de arriba a abajo la ciudad.

 

Verano en Basilea | Tu Gran Viaje
© Tu Gran Viaje

 

En Basilea, todo ocupa el lugar que le corresponde y tiene el aspecto que mejor le define: se sigue el axioma clásico según el cual la forma se supedita a la función y, por eso, la ergonomía, la simpleza de trazo y la elegancia de la línea clara está presente en cada rincón de la ciudad, del supermercado a la tipografía de los transportes, de la señalética urbana al enlosado del pavimento y, así, hasta el infinito, tanto en su centro histórico como en la ribera derecha del Rin como en el nuevo barrio de moda, Dreispitz.

 

Verano en Basilea | Tu Gran Viaje

 

Un baño en el Rin para comenzar el día

Seis puentes salvan el curso del río Rin a su paso por la ciudad, que se convierte, en los meses de verano, en el lugar perfecto para comenzar cualquier escapada a Basilea. Aquí, el río comienza a ser navegable -casi novecientos kilómetros de autopista fluvial hasta su desembocadura, en el mar del Norte, lo que le convierte en la principal vía fluvial de Europa- pero no es por eso por lo que comenzamos aquí nuestro viaje a Basilea, sino porque el tramo urbano del río se convierte en una animada y gigantesca piscina en la que miles de personas disfrutan del verano. La oficina de Turismo vende una curiosa bolsa impermeable, la Wilkefisch (“bolsa-pez”) que cambia cada año su diseño y que mantendrá seca y a flote tu ropa durante tu baño en el Rin.

 

Verano en Basilea | Tu Gran Viaje

 

Además, el Rin está flanqueado de casas de baño de comienzos del siglo pasado, multitud de puestos de comida y terrazas… Una experiencia muy recomendable y tradicional es la de vadear el río en sus transbordadores, impulsados únicamente por la corriente, o cruzarlo a pie por cualquiera de sus puentes: el Mittlere Brücke, construido a mediados del siglo XIII, es uno de los más antiguos de todo el río.

 

Verano en Basilea | Tu Gran Viaje
Kleinbasel se asoma al Rín así de guapa © Tu Gran Viaje

 

Aldstadt, la Basilea de siempre

Desde el Rin, y casi desde cualquier punto de la ciudad, se imponen sobre la panorámica las dos torres gemelas de la catedral de Basilea (la Basler Münster), de piedra roja, una rotunda maravilla gótica que, desde su construcción en el siglo XIV, es el corazón de una ciudad vieja que ha conservado casi intacto su entramado urbano desde el siglo XV. Detrás de la catedral está la terraza Pfalz, con unas estupendas panorámicas del río y de Kleinbasel, la parte de la ciudad que se introduce como una cuña entre Francia y Alemania.

 

Verano en Basilea | Tu Gran Viaje
Catedral de Basilea © Tu Gran Viaje

 

El Rathaus es el otro gran edificio tradicional de Basilea, sede del Parlamento del Cantón. El edificio, otra preciosidad de arenisca roja del siglo XV, está abierto al público, y en su plaza se celebra cada sábado desde hace siglos un animado mercado de productores locales: la cantidad y calidad de quesos, embutidos y hortalizas atora los sentidos.

 

Verano en Basilea | Tu Gran Viaje
© Tu Gran Viaje

Otro de los mercadillos de Basilea que se celebra la mañana de los sábados es el de la Petersplatz, donde, con un poco de paciencia, tal vez se encuentren tesoros entre su infinita oferta de antigüedades, libros, ropa vintage, ítems de coleccionista y objetos usados de todo tipo…

 

Verano en Basilea Viajar a Basilea Viaje a Basilea Tu Gran Viaje
© Tu Gran Viaje

 

Una de las calles con más sabor a antaño de Basilea es la Rheinsprung, una cuesta adoquinada que, flanqueada de cosntrucciones de los siglos XIV y XV, conecta la Münsterplatz con Schinfflánde. Y las tres puertas de la ciudad que se conservan de la época medieval -Spalentor, St Johanns y St Alban- conforman un fondo perfecto para el viaje en el tiempo que es pasear por el Aldstadt de Basilea. 

Arte a cada paso

Otra de las señas de identidad de Basilea es su pasión por el arte. Pasión auténtica, de esa que hace que la ciudad se eche a la calle para proteger su legado –aquí ya te contamos la historia de los cuadros de Picasso-, que esté repleta de museos -más de -, y que la convierte en capital mundial del arte durante la celebración de Art Basel, la feria de arte más importante del mundo, que se celebra cada mes de junio en el espectacular recinto ferial Messe Basel, obra de Herzog & de Meuron.

 

Verano en Basilea | Tu Gran Viaje
Messe Basel © Tu Gran Viaje

Esa pasión por el arte se palpa también a ras de calle, ante las obras maestras que adornan algunos de los rincones de la ciudad. Es el caso de la escultura de Jonathan Borofsky Hammerming Man, de trece metros de altura, en la Aeschenplatz; o de Intersection, la de Richard Serra, en la fuente Tinguely de la Theaterplatz, que es, por sí misma, otro de los iconos de la ciudad desde que comenzó, en 1977, sus juegos de agua a presión y que en invierno, con las temperaturas bajo cero, se convierte en intrincadas esculturas de hielo.

 

Verano en Basilea Viajar a Basilea Vieja a Basilea Tu Gran Viaje
Fuente Tinguely © Tu Gran Viaje

 

Un atlas de la mejor arquitectura contemporánea

Cualquier paseo por Basilea dejará una certeza por encima de todas: la de estar en un espectacular museo de arquitectura contemporánea al aire libre, donde las obras maestras de los arquitectos más reputados compiten entre sí por nuestra atención pero, sobre todo, pespuntean un perfil urbano que, puede decirse, no tiene rival en el mundo.

 

Verano en Basilea Viajar a Basilea Viaje a Basilea Tu Gran Viaje
Escalera de la antigua cervecera Warteck © Tu Gran Viaje

 

Para comenzar, aquí se yerguen algunos de las obras más destacadas del genial dúo formado por Jacques Herzog y Pierre de Meuron, nativos de Basilea, y que llevan desde 1976 trabajando en la ciudad. Basilea es la ciudad del mundo con más trabajos suyos: el Centro de Exhibiciones -el Messe Basel-, el Museo de la Cultura, el Centro de Control de los Ferrocarriles, la Torre Roche o el complejo Südpark son solo algunas de las más destacadas.

 

Verano en Basilea Viajar a Basilea Vieja a Basilea Tu Gran Viaje
Südpark, Basilea © Tu Gran Viaje

 

El dúo es solo el mascarón de proa de un auténtico all-star de la arquitectura contemporánea (en la ciudad hay doce edificios galardonados con el Premio Pritzker-, en el que brillan también Mario Botta -con la sede del banco BIS-, Richard Rodgers -con la fundación Beyeler-, o la nómina de genios que han dado forma al imprescindible Campus Novartis, la sede de la farmacéutica en el barrio de St Johann: SANAA, David Chipperfield, Diener & Diener, Tadao Ando, Frank O. Gehry… Un espejo en el que se mira su rival Roche, que también está construyendo un increíble complejo en el corazón de Kleinbasel, diseñado enteramente por Herzog & de Meuron, y en el que ya despunta su Torre, el edificio más alto de Suiza. 

 

Verano en Basilea Viajar a Basilea Viaje a Basilea Tu Gran Viaje
Campus Roche  © Tu Gran Viaje

 

En las cercanías de Basilea se encuentra el Campus Vitra, en la localidad alemana de Weil am Rhein, a tiro de piedra de la ciudad. La sede de la legendaria empresa de mobiliario es una auténtica meca para los amantes del diseño y la arquitectura contemporáneas, con edificios y esculturas firmados por Álvaro Siza, Herzog & de Meuron, Frank Gehry, Zaha Hadid, Tadao Ando… y la mayor colección de obras de arte con el sello de la casa, donde destacan, cómo no, las creaciones de Charles y Ray Eames -sus sillas siguen produciéndose en las instalaciones- o la silla Pantone.

 

Verano en Basilea Viajar a Basilea Viaje a Basilea Tu Gran Viaje
Campus Vitra

 

 

Así es Tu Gran Viaje a Suiza