Pocas veces un dicho popular es más cierto: efectivamente, República Dominicana lo tiene todo. Lo que te puedes imaginar -algunas de las mejores playas del mundo, tradiciones repletas de color, gastronomía sorprendente, parajes naturales de fábula- y lo que tal vez no -¿cumbres nevadas? ¿desiertos?… Descúbrelo en primera persona con la mejor compañía: viajando con Logitravel y sus estupendas ofertas.

 

 

Dominicana para VIPS

Olvida lo que has aprendido. Deja la toalla a un lado y viaja con Logitravel para experimentar una República Dominicana donde codearte con las grandes estrellas del deporte, las mayores fortunas del continente o simplemente, disfrutar en los más sofisticados ambientes de la isla: hoteles boutique, beach bars y clubs exclusivísimos, clubes de campo y playas privadas donde se ocultan las celebrities… En la capital, Santo Domingo, espera lo mejor de la escena de hoteles boutique en su Zona Colonial –Hacienda Duque de Ovando, Bellini Hotel- y su animada y elegante escena nocturna, con el Verytigo 101 (el imprescindible roof bar del JW Marriot) y los elegantes casinos del Malecón como mejores ejemplos.

 

Roof Bar del JW Marriot de Santo Domingo. Foto © Tu Gran Viaje
Roof Bar del JW Marriot de Santo Domingo. Foto © Tu Gran Viaje

 

Tienes que conocer uno de los balnearios más exclusivos del continente, La Romana, con sus hoteles de 5* como el Casa de Campo, sus marinas y country clubs y sus playas privadas frecuentadas por celebrities. En Samaná abundan las urbanizaciones de lujo están salpicadas de playas espectaculares como las de Las Terrenas, y allí encuentra el Porto, uno de los mejores Beach Clubs del Caribe, que tiene su contrapeso en el espectacular Coco Bongo en Bávaro. Direcciones todas que debes marcar en tu agenda para sentir una República Dominicana diferente a lo que te han contado y, seguro, a lo que esperas.

 

Coco Bongo, Punta Cana

 

Las mejores playas del mundo

Ya sabes que algunas de las mejores playas del mundo están en la República Dominicana. De las Terrenas en Samaná a la Bahía de las Águilas en Pedernales, pasando por Bayahibe, las de isla Saona o el Caletón: Y, por supuesto, una de las mejores playas del mundo: Punta Cana, con cerca de cincuenta kilómetros de litoral, donde aguarda una increíble colección de playas –Juanillo, Punta Cana, Cabo Engaño, Cabeza de Toro, El Cortecito, Bávaro, Arena Gorda, Macao (a la que la UNESCO distinguió como una de las mejores playas del Caribe) y Uvero Alto– que, seguro, encajan en tu idea de “paraíso caribeño”.

 

 

Esencia dominicana: tradiciones puras

En los pueblos del litoral de la República Dominicana se hacen buenos los tópicos asociados a la vida cotidiana del Caribe. Un ejemplo perfecto de ello es el pueblo de Bayahibe, que además de tener algunas de las mejores playas del país –Dominicus y Bayahibe– y excelentes resorts, es punto de salida para las excursiones que llevan a isla Saona. En sus calles está la más auténtica esencia dominicana: bullicio, negocios abiertos sin descanso, familias sentadas a las puertas de las casas, tiendas que al caer la tarde se convierten en bares musicales, niños jugando al béisbol…

 

 

Santo Domingo, un museo de historia al aire libre

Santo Domingo, la capital de la República Dominicana, es una joya colonial cuyo centro histórico es Patrimonio de la Humanidad. Fundada en 1496 por Bartolomé Colón (lo has adivinado: familiar de Cristóbal, en concreto su hermano), las dieciséis calles del centro de la ciudad son una sucesión de construcciones de los siglos XV, XVI y XVII –caserones, iglesias, fortalezas- entre las que se encuentran varias de las primeras edificaciones del continente: de ahí le viene el sobrenombre de “La ciudad primada de América”.

 

Parque Colón, Santo Domingo. © Tu Gran Viaje
Parque Colón, Santo Domingo. © Tu Gran Viaje

 

Más de quinientos años después de su nacimiento, la primera ciudad americana en ser fundada se mira hoy al espejo y se encuentra muy guapa: un centro colonial y monumental reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, una amplia oferta de hoteles boutique y de grandes cadenas, excelentes restaurantes de chefs jóvenes de formación internacional (Mesón d’Beni, Travesías de Chef Tita), ocio, centros comerciales modernos… Pero también el Santo Domingo de siempre, ejemplificado en su calle principal, la calle del Conde, en sus cafeterías, en sus comercios…

 

Fortaleza Ozama de Santo Domingo Colonial. Foto © Tu Gran Viaje
La Fortaleza de Ozama, asomada al río, fue construida por el gobernador Nicolás de Ovando entre 1502 y 1508.

 

Naturaleza de mil colores

República Dominicana no se acaba en la playa. Te esperan montes que se elevan por encima de los tres mil metros de altura y lagos por debajo del nivel del mar; sistemas dunares y valles profundos y frondosos donde hiela al caer la noche; saltos de agua y manglares, parques nacionales y monumentos naturales… Y así, todo un abanico de tesoros naturales que hace de la República Dominicana un paraíso de la biodiversidad.

 

 

Descubre de los picos de la Cordillera Central al lago Enriquillo, del valle de Constanza a las Dunas de Baní, del salto de Baiguate a la península de Samaná, y desde luego, el Parque Nacional de los Haitises, distinguido como Lugar Patrimonio de la Humanidad. Y toma nota del Salto del Limón, en la península de Samaná. La cascada tiene más de cuarenta metros de alto y, aunque es en la temporadas de lluvias cuando arroja miles de metros de agua por segundo, es imprescindible el contemplarla en cualquier momento del año: el trayecto hasta ella desde los pueblos aledaños, de una hora de duración a pie, es simplemente espectacular.

 

 

Sorpresas dominicanas

República Dominicana está repleta de sorpresas, desde pueblos renacentistas italianos a lugares de otro mundo. Al este de Santo Domingo, en La Romana, la urbanización de Casa de Campo es una de las zonas más exclusivas del mundo, refugio y lugar de residencia de algunas de las mayores fortunas del planeta y, también, un destacado punto de interés por albergar Altos de Chavón, la recreación de un pueblo renacentista italiano que un millonario estadounidense levantó hace unas décadas y que es desde entonces uno de los centros culturales más importantes y activos del continente. En Altos de Chavón hay restaurantes, talleres para artistas, un anfiteatro que es escenario habitual de conciertos de grandes nombres de la música y una iglesia.

 

 

Y toma nota del secreto mejor guardado de Dominicana: la Bahía de las Águilas, en el sureste del país. Casi 40 kilómetros de playa virgen, podrás disfrutar del Eco Park, un chiringuito chill out, y el Rancho Típico Cueva de las Águilas, un restaurante tradicional de excelente cocina dominicana en el Cabo Rojo desde el que se pueden tomar lanchas y embarcaciones que, en un cuarto de hora, nos transportan a la playa de la bahía, de más de siete kilómetros de largo y de la que se dice tiene las aguas más transparentes del mundo.

 

Bahía de las Águilas, República Dominicana. © Tu Gran Viaje
Bahía de las Águilas, República Dominicana. © Tu Gran Viaje