El archipiélago de Malta es un cruce de caminos en el corazón del Mediterráneo donde el viajero llega, ve, siente y fantasea con seguir el ejemplo de Ulises, pintar en su libreta un ojo de Horus y parar, ahí mismo, su caminar… Islas calmas y serenas donde el tiempo se mece y el Mediterráneo es puro como en ningún otro lugar.

 

 

Viajar a Malta guiados por el ojo de Horus | Tu Gran Viaje con Logitravel
© Clive Vella – Visit Malta

 

En Malta los pescadores pintan un ojo en la proa de sus barcos. Es el ojo de Horus, una tradición fenicia, con la que aseguran una gran variedad de beneficios: el más importante de ellos es que sirve de protección para no tener que abandonar nunca su tierra, y no es raro que no quieran irse, ya que el ritmo de la vida en Malta parece más humano y sosegado, como si estuviera marcado por un reloj más antiguo y solo se ocuparan de lo importante: las estaciones del año, la pesca y las cosechas.

 

Viajar a Malta guiados por el ojo de Horus | Tu Gran Viaje con Logitravel

 

Los mapas explican muy bien Malta y su historia, un archipiélago solitario, situado justo en el centro del Mediterráneo y formado por tres islas –Malta, Gozo, Comino– que no tienen montañas ni ríos pero sí un clima muy agradable que permite descubrir ciudades y pueblos de calles estrechas, llenos de catedrales, con caserones de piedra repletos de buganvillas e iglesias barrocas que también parecen catedrales y donde en algunas de ellas, cuentan, han ocurrido varios milagros.

 

Viajar a Malta guiados por el ojo de Horus | Tu Gran Viaje con Logitravel
© Clive Vella – Visit Malta

Malta conserva muy viva su historia y la huella de los que han pasado por allí a lo largo del tiempo: fenicios, romanos, árabes, franceses y británicos, entre otros, e incluso aseguran que el mismísimo Ulises estuvo retenido siete años en la parte norte de la isla de Gozo, en la Cueva de Calipso, atrapado por los encantos de una ninfa que vivía al lado de la playa. Pero son dos los hechos históricos que han dado a Malta su aíre de misterio: uno, los templos megalíticos  -seguramente los monumentos más antiguos del planeta-, restos de la Edad de Piedra, más viejos que las pirámides de Egipto o Stonehenge. El otro, la presencia de los Caballeros de la Orden de San Juan, famosos guerreros de las cruzadas, cuya herencia es muy visible en todo el país y especialmente en La Valeta, su capital.

 

Viajar a Malta guiados por el ojo de Horus | Tu Gran Viaje con Logitravel
La Cueva de Calipso © Visit Malta

 

La Valeta, ciudad de caballeros

Construida por los Caballeros de la Orden de Malta durante el siglo XVI, La Valeta es hoy una ciudad bulliciosa de calles estrechas y empinadas que suben y bajan formando toboganes, pero que siguen un orden, ya que fue una de las primeras ciudades del mundo en ser planificada para facilitar su defensa, por lo que su trazado es rectangular y de calles paralelas. La Valeta conserva una atmósfera atemporal con calles que guardan grandes obras de arte: iglesias y palacios y al doblar cualquier esquina pueden aparecer estatuas, escudos de armas o historias, como las de la calle Kingsway -también conocida como Gut-, que era el único sitio donde estaba permitido que los caballeros se batieran en duelo.

 

Viajar a Malta guiados por el ojo de Horus | Tu Gran Viaje con Logitravel
©Visit Malta

Viajar a Malta guiados por el ojo de Horus | Tu Gran Viaje con Logitravel

 

En su Concatedral de San Juan -construida por los caballeros en 1578-, se encuentra la gran obra de arte que atesora Malta: el óleo de Caravaggio La decapitación de San Juan Bautista. Una obra maestra cuya contemplación no se puede obviar en ningún viaje a Malta y que atesora la concatedral, el icono de la ciudad, con permiso de otra obra maestra: el Valleta City Gate, del arquitecto británico Richard Rodgers, un conjunto urbanístico que alberga el Parlamento nacional fruto de la remodelación del antiguo puente de la ciudad y el foso, y en el que Rodgers construyó, sobre las ruinas del antiguo teatro de la ópera, un moderno teatro al aire libre.

 

Completado el proyecto Valletta City Gate de Renzo Piano
Valleta City Gate, obra de Renzo Piano © Visit Malta

 

Por el interior de la isla de Malta

El interior de la isla permite remontarse aún más al pasado de Malta. Mdina, que fue la primera capital del país, está situada en una colina en el centro de la isla y es una impresionante ciudad amurallada de muy pocos habitantes y que a lo largo de la historia ha tenido diferentes nombres y títulos, pero seguramente su nombre medieval es el que mejor la describe: La Ciudad Noble (Citta’ Notabile), ya que fue, y es todavía, el hogar de las familias nobles de Malta; algunas son los descendientes de los caciques normandos, sicilianos y españoles que habitaron Mdina desde el siglo XII hasta ahora.

 

Viajar a Malta guiados por el ojo de Horus | Tu Gran Viaje con Logitravel
© Visit Malta

 

Sus impresionantes palacios se alinean en calles sombrías y solitarias, entre edificios de color ocre, formando uno de los mejores ejemplos que existen de ciudad antigua fortificada, con una extraordinaria mezcla de arquitectura medieval y barroca.

 

La Catedral de San Pablo de Mdina, Malta
La Catedral de San Pablo de Mdina. © Visit Malta

 

Gozo y Comino, las islas serenas

Al norte de la Isla de Malta está Gozo, la isla más septentrional del archipiélago, pequeña y con un paisaje suavemente ondulado, con colinas y valles llenos de flores silvestres y plantas de alcaparras, que allí toman acompañadas de tomates secados al sol y de un queso de cabra muy blanco y muy alegre de pimienta. Gozo tiene 40 kilómetros de costa abrupta, llena de cuevas y acantilados que fueron refugio de piratas y corsarios y dónde se encuentran algunos de los mejores sitios de buceo del Mediterráneo. Uno de los más conocidos es el Blue Hole, en Dwejra Point, un profundo cañón que muchos buceadores recorren entre rocas y peces de colores. 

 

Buceo en Malta Viajar a Malta guiados por el ojo de Horus | Tu Gran Viaje con Logitravel
© Visit Malta

 

A pocos pasos de allí se alzaba uno de los símbolos naturales de la isla, la legendaria Ventana Azul, formado por una inmensa cornisa rocosa debajo de la cual rompen las olas sin parar, y que un temporal derribó en marzo de 2017. La llorada Ventana Azul sigue dejando un hueco en el paisaje y en corazón muy difícil de llenar, pero no imposible. Para lo primero, hay un espectacular proyecto presentado por un estudio ruso de arquitectura que, con el nombre de The Heart of Malta, propone la construcción, en el mismo lugar donde se erigía la Puerta Azul, de un edificio futurista de metal y paredes de espejo que albergaría un museo sobre la historia de Malta. Y, para lo segundo, otra ventana: la de Wied il-Mielaħ, un arco de piedra en la costa noroeste de la isla.

 

Viajar a Malta guiados por el ojo de Horus | Tu Gran Viaje con Logitravel
Foto CC 3.0 by Wusel 007

 

Los templos de Ggantija están en la parte este de Gozo. Son dos templos megalíticos, bien conservados y formados por enormes losas de piedra cuyo peso sobrepasa en algunos casos las 50 toneladas, su construcción, alrededor del año 3.600 antes de Cristo sigue siendo un enigma, excepto para los gozitanos, que aseguran que una giganta llamada Sansuna fue la que transportó las pesadas piedras en la cabeza.

 

Gozo y Comino, vida serena en Malta | Manuel Monreal en Tu Gran Viaje
Puerto de Gozo. Foto CC 2.0 Myriam Thyes

 

En Gozo todos los caminos llevan a Victoria, la capital de la isla, una ciudad dominada por la Cittadella, una fortificación amurallada construida por los caballeros de la Orden de Malta para protegerla del invasor. En su interior se puede visitar la Catedral, barroca, con su suelo lleno de lápidas de mármol con motivos alusivos a la brevedad de la vida.

 

Vista de la Ciudadela de Gozo al atardecer
Vista de la Ciudadela de Gozo al atardecer

 

Desde el mirador de Qala, en la costa sur de Gozo se ve muy bien la diminuta isla de Comino, habitada durante la mayor parte del año por sólo cuatro personas que dicen llevarse muy bien. Es un escondite perfecto, sin coches, ni ruidos y un paraíso para los deportes acuáticos. 

 

Viajar a Malta guiados por el ojo de Horus | Tu Gran Viaje con Logitravel
Foto Lissa Wets

 

La atracción principal de la isla es la Laguna Azul, una ensenada de un asombroso color turquesa. Desde el mirador también se ve partir al ferry que sale de Gozo, y como en su ruta se cruza con el que viene de Malta y se nota que se apartan uno del otro para no molestarse con las olas, y es que mantener una navegación tranquila es lo que parece más importante en Malta. Ya dijo el poeta que vivir no era importante, pero navegar, sí. Y hacerlo guiados por el ojo de Horus buscando el alma de estas tres islas mediterráneas es, más que importante, algo imprescindible para sentir que la vida tiene sentido. Así es viajar a Malta.